boca-de-biberon

Una forma severa de caries que presentan los infantes y niños pequeños, es aquella causada por el uso frecuente del biberón. La exposición contínua y frecuente a leche (incluyendo la leche materna), jugos u otros líquidos endulzados incluyendo el té, ocasiona un deterioro rápido y severo de los dientes del bebé o niños pequeños. Los azúcares en estos líquidos son usados como fuente de energía por las bacterias que se encuentran en la placa bacteriana. Las bacterias a su vez, producen ácidos que atacan el esmalte de los dientes. Cada vez que su hijo/a toma un líquido que contiene azúcares, los ácidos atacan sus dientes por lo menos durante 20 minutos. Después de varios de esos ataques, puede que aparezca la caries dental. Todos los tipos de azúcares, incluyendo aquellos encontrados en la leche, fórmula, jugos de fruta y líquidos azucarados, pueden causar que las bacterias de la placa bacteriana produzcan ácidos. Sin embargo, no es sólo lo que usted pone en el biberón de su bebé lo que causa la boca de biberón, sino cuán a menudo y por cuánto tiempo los dientes del niño están expuestos a ácidos causantes de deterioro. Es por eso que ofrecerle a su niño un biberón que contenga esos líquidos varias veces al día como calmante, no es una buena idea. Es por eso que permitir que su niño se duerma con un biberón durante la siesta o de noche, puede causar gran daño a los dientes del niño. Durante el sueño, el flujo de saliva disminuye, permitiendo que los líquidos del biberón se acumulen alrededor de los dientes del niño por largos periodos de tiempo.

¿Cómo prevenir la boca de biberón?

Algunas veces, los padres no se dan cuenta que los dientes de un bebé son susceptibles al deterioro tan pronto como aparecen en la boca. Cuando se nota el deterioro, puede que sea muy tarde para salvar los dientes del niño.

  • Después de cada comida limpie los dientes y encías del niño con un trapo húmedo o una gasa para quitar la placa bacteriana. Continúe esta práctica hasta que la mayoría de los dientes de leche hayan erupcionado. Entonces, comience a cepillar y a usar el hilo dental.
  • Nunca deje que su hijo/a se duerma con un biberón que contenga leche, fórmula, jugos de fruta o líquidos azucarados, incluyendo el té.
  • Si su niño necesita un calmante entre comidas, en la noche o durante las siestas, llene un biberón con agua simple o bien déle un chupón limpio recomendado por su dentista o pediatra. Nunca le dé un chupón con miel.
  • Evite llenar el biberón de su niño con líquidos tales como agua con azúcar, gelatina dulce o refrescos.
  • Asegúrese de que su niño tome el fluoruro necesario para tener dientes resistentes al deterioro. Si el agua de su comunidad no contiene la cantidad apropiada de fluoruro, pregúntele a su odontopediatra en qué forma su niño debería recibir el fluoruro.
  • Empiece las visitas al odontopediatra al año de edad y continúelas regularmente cada 6 meses.

    Fuente: Dentists4kids

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *