El tratamiento de endodoncia se realiza cuando existe una infección dental que afecta una parte o la totalidad de la pulpa, de éste modo se evitará que la infección pase a otros tejidos circundantes formando un absceso, complicando la permanencia del diente en boca.

El objetivo del tratamiento es salvar el diente siempre que ello sea posible. El daño pulpar se puede producir por una caries dental profunda no tratada o por un traumatismo que afecta la vitalidad del diente.

Mientras más pronto se realice el tratamiento de endodoncia, mejor será el pronóstico del diente afectado y mayor su probabilidad de mantenerse en boca del paciente por muchos años mas.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *