El LianDent somos expertos en carillas de porcelana y obtenemos excelentes resultados estéticos y diseño de sonrisas perfectas, nuestros especialista le indicarán la mejor opción para su caso.

Las carillas y las coronas dentales son dos tratamientos estrella en estética dental. Aunque comparten el mismo objetivo de mejorar la sonrisa, tienen algunas diferencias en su proceso.

Las carillas y las coronas dentales buscan cubrir dientes dañados para lograr un resultado estético y natural. Normalmente se trata de dientes desgastados, con manchas o fracturados. Pero el proceso es distinto en cada tratamiento. Entonces, ¿Cuál es el más indicado?

La clave para saber qué tratamiento es más óptimo está en las necesidades de cada sonrisa. Es decir, en función del problema que tenga la estructura dental y de las necesidades específicas de cada paciente, es preferible optar por las carillas o las coronas dentales. El tratamiento más indicado será el que consiga los mejores resultados según lo que necesite el paciente.

En el caso de las carillas dentales, se fijan al diente por la parte frontal. Por tanto, no es necesario alterar la pieza dental para su colocación. En algunos casos se talla de forma mínima. Son una especie de adhesivo o pegatina que se une al diente de forma definitiva y permite mejorar su forma, tamaño y color; No obstante, su función es puramente estética.

En cambio, las coronas dentales son una estructura completa. Esto requiere tallar el diente hasta 2 mm para conseguir unos resultados naturales. Después se encaja y se fija la corona encima de la pieza dental, de modo que se puede rehabilitar para devolverle su funcionalidad. En general primero se colocan de forma provisional, para comprobar su funcionamiento.

Por tanto, como diferencia principal encontramos que las carillas dentales son un tratamiento netamente estético, mientras que las coronas dentales también son funcionales. Las coronas dentales consiguen un aspecto natural y, además, refuerzan el diente para soportar los procesos de habla y masticación. No obstante, ambos tratamientos permiten restaurar el aspecto de un diente fisurado o dañado, obteniendo resultados estéticos para que puedas lucir una sonrisa sana y uniforme. Lo más recomendado en estos casos es consultar con el odontólogo de confianza cuál es el mejor tratamiento.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *