Las incrustaciones dentales son restauraciones que se realizan para reconstruir parte del diente afectado a causa por  caries, desgaste, fracturas o después de un tratamiento de endodoncia.  Cuya función es la de preservar toda estructura sana que quede de un diente devolviéndole la estética y función.

Los principales tipos de incrustación  son:  INLAY, ONLAY Y OVERLAY. Cada una está determinada por el tamaño de la reconstrucción que deba llevarse a cabo. La Inlay es la más simple, ya que no es necesario reconstruir la cúspide del diente. La Onlay abarca la reconstrucción de  la cúspide y la Overlay, si es necesario reconstruir  y cubrir todas las cúspides del diente comprometido.

En la actualidad contamos con diferentes materiales que aportan durabilidad previsibilidad y alta estética como las incrustaciones a base de  cerámicas o porcelanas  y composites como los Ceromeros.

Las ventajas principales son:

  • Mínimas preparaciones conservando los tejidos sanos del diente.
  • Se devuelve función y alta estética al diente
  • Pocas sesiones de acuerdo al tipo de incrustación y a la técnica.

En la clínica dental Liandent, los  especialistas diagnosticaremos y evaluaremos si el tratamiento de incrustaciones  dentales es lo más indicado para la restauración de tu pieza dental.

 

 

CD. BEJARANO GUIDOTTI Paul C.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *