La forma más simple en que los padres pueden ayudar a sus hijos a prevenir las caries en la escuela es controlar sus hábitos alimenticios. Por ejemplo, los padres pueden ofrecer a sus hijos alternativas de refrigerios saludables, como manzanas, zanahorias en trocitos u otros alimentos que son naturalmente dulces; además pueden enseñar a sus hijos a evitar los caramelos, los chocolates, los refrescos, las chocolatadas y otros alimentos que contienen azúcar refinada.

Los organismos que producen caries se alimentan de azúcar y la convierten en ácido, que arruina el esmalte dental y provoca caries. Si los niños comen refrigerios azucarados durante el almuerzo, deben cepillarse y enjuagarse los dientes con agua, o comer un pedazo de fruta para ayudar a limpiar la superficie de los dientes y las encías.

Los padres también deben averiguar qué ofrece el programa de almuerzos de la escuela de sus hijos. Por último, los padres deben considerar los sellantes aplicados por un profesional como otra manera de proteger los dientes de sus hijos contra las caries. Los sellantes, un recubrimiento delgado de material de unión que se aplica sobre el diente, actúan como una barrera contra las bacterias que producen caries.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *