En general sólo acudimos al dentista cuando tenemos algún problema: dolor dental, sangrado en las encías… ¡Error! Visitar al dentista una vez cada seis meses puede ahorrarnos estos disgustos. ¿Por qué es tan importante una visita cada seis meses?

Acudir al dentista una vez cada seis meses es importante por varias razones:

  • Prevención bucal. En muchas patologías los primeros síntomas no son visibles a simple vista. Mediante una exploración el odontólogo puede detectar una patología oral (como la caries o la gingivitis) a tiempo. Una detección a tiempo es la clave para que los tratamientos sean un éxito.
  • Seguimiento profesional. Tratamientos como los implantes, la ortodoncia o el blanqueamiento requieren un seguimiento profesional para garantizar los mejores resultados.
  • Mantener a raya la placa dental. En una de las visitas anuales es muy recomendable realizar una higiene bucal profesional. Aunque nos cepillemos los dientes a diario, con el tiempo los restos de comida y bacterias se acumulan entre dientes y encías. Si no eliminamos estos restos se acumulan y forman sarro, que sólo se puede eliminar mediante una higiene bucal profesional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *