La cirugía endodóntica permite eliminar el tejido pulpar de un diente muy dañado por causas diversas, como puede ser la caries avanzada. De este modo restauramos un diente que, de otro modo, debería ser extraído.

Este procedimiento también se conoce como  endodoncia o tratamiento de conductos. En el, una vez retirada la pulpa del diente, procedemos al sellado del conducto radicular, para impedir el paso de bacterias al hueso.

Se trata fundamentalmente de eliminar el tejido periapical dañado, de modo que se elimina de la raíz el tejido pulpar infectado.

Así, gracias a la endodoncia no sólo salvamos un diente muy dañado, sino que además regeneramos los tejidos y mejoramos el bienestar y la salud bucal del paciente. Pero, ¿Cuándo necesito una endodoncia quirúrgica?

  • Caries dental avanzada. La caries dental es un proceso infeccioso que, si no se detecta a tiempo, destruye los soportes del diente. Cuando está muy avanzada infecta la pulpa, la parte más interna del diente. En este punto es necesaria una endodoncia para no perder el diente afectado.
  • Traumatismos bucodentales. Algunos traumatismos pueden dejar fracturas y otros problemas en la pieza dental que requieren una cirugía endodóntica.
  • Desgaste y abrasión dental grave. Generalmente provocados por otras patologías bucodentales, como el bruxismo. El hábito de apretar y rechinar los dientes de forma continuada puede provocar el desgaste severo.
  • Pulpitis. La inflamación de la pulpa, la parte más interna del diente, está relacionada con varios factores como la caries dental avanzada.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *