Los problemas de salud oral pueden ser más serios cuando usted tiene diabetes, incluyendo la caries dental; enfermedad de encías; infección y demora en la cicatrización; disfunción de la glándula salival; infecciones fúngicas; discapacidad del sentido del gusto y más.

Los niveles altos de glucosa en su saliva pueden ayudar a estimular bacterias, por lo que asegúrese de cepillarse y utilizar seda dental regularmente. Una vez se haya acumulado la placa sobre sus dientes y la línea de encías, ésta puede causar una inflamación crónica y una infección en su boca, así que usted necesita tener limpiezas y chequeos regulares.

Visite su dentista si usted observa que sus encías sangran fácilmente, están inflamadas, sensibles o rojas, se salen de sus dientes; si hay pus entre sus dientes y encías o si constantemente tiene mal aliento o mal sabor en su boca; si tiene dientes permanentes que están flojos o separados o si hay un cambio en su mordida o la forma en que sus dientes se ajustan.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *