Las muelas del juicio son los terceros molares superiores e inferiores, ubicados en el fondo de la boca. Se conocen como muelas del juicio porque suelen salir entre los 17 y los 21 años, cuando una persona tiene la edad suficiente para haber adquirido algo de «juicio».

Las muelas del juicio que están sanas y en la posición correcta no suelen causar problemas. Usted puede tener un problema si sucede cualquiera de las siguientes cosas:

Las muelas del juicio solo salen parcialmente a través de las encías debido a la falta de espacio. Esto puede hacer que un colgajo de tejido de la encía crezca por encima de ellas. La comida puede quedar atrapada en el colgajo y causar una infección de las encías.

Salen torcidas o en la dirección equivocada.

Su maxilar no es lo suficientemente amplio como para que tengan espacio. Las muelas del juicio pueden quedarse atrapadas (retenidas) en el maxilar y no poder brotar de las encías.

Están tan atrás en la boca o tan apiñadas que usted tiene dificultad para limpiar la zona.

Se forma un quiste. Este puede dañar el hueso o las raíces.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *